I Universidad Popular de Verano, «Campus» de Cebada

 

*ilustración de cabecera de Carla Boserman, ¡gracias!

El verano de 2013 nos dio por experimentar. Tomamos los procesos de las que aprendemos día a día de forma abierta, líquida y orgánica y las mezclamos con la idea de escuela de verano. Pero abierta, colaborativa, al aire libre. Fue la I Universidad Popular de Verano del «Campus» de Cebada.

«Campus» como espacio-tiempo que dedicamos en el Campo de Cebada a crear y compartir conocimiento, a hacer del espacio un laboratorio y por qué no, una escuela, una universidad, un colegio, un taller, un campus. Autoformación como una de las formas que multidefinen este espacio ecléctico y cambiante. Todas las personas somos intersecciones y engranajes en el fluir constante del conocimiento. El Campo de Cebada -ahora Campus- es un laboratorio continuo de procesos replicables, de conocimientos heredados y transmisibles.

[Vídeo editado por Iván. ¡Gracias!]

Se puede descargar aquí la nota_prensa_unipop_cebada

***

… y leer el artículo que publicó el periódico Madrid 15M posteriormente:

Educación expandida en el Campus de Cebada

***

Fotogalería Flicrk de @yolandoska

 

El sábado 6 y el domingo 7 de julio se llevaron a cabo más de una treintena de clases abiertas, gratuitas y al aire libre propuestas por vecinas y vecinos de El Campo de Cebada. Ciudad, comunicación, cultura, sexo, deporte, economía, educación, género, informática, procomún y política fueron algunos de los temas abordados. Fue la I Universidad Popular de Verano donde el espacio comunitario del barrio de La Latina se convirtió en un verdadero campus.

Esta iniciativa, impulsada por el colectivo C4C y la Asamblea Popular de los Austrias, parte de varias convicciones. Por una parte, la certeza de que cada persona tiene algo que enseñar y mucho que aprender; por otra, que los espacios comunes, abiertos, de participación y gestión ciudadana deben ser lugares de encuentro para el conocimiento donde se exploren procesos formativos horizontales alejados de la escuela tradicional, jerarquizada y vertical.

No menos importante, otro de los objetivos primarios de la Universidad Popular es denunciar la paulatina privatización de la educación pública en todos los niveles de enseñanza y particularmente los incrementos de las tasas de matriculación de las universidades públicas que están excluyendo a muchos alumnos de la posibilidad de estudiar. La denuncia se hace extensiva al proceso de convertir el acceso a la educación en una cuestión elitista a través de la disminución drástica de becas, así como al discurso excluyente del Gobierno, por ejemplo, con la declaración del ministro de Educación José Ignacio Wert a finales de junio al referirse a este tema: “yo no niego que pueda existir la posibilidad de que un estudiante de pocos recursos se esfuerce, y no llegue a ese 6,5. En ese caso, la pregunta que hay que hacerse es: ¿está bien encaminado ese estudiante que no puede conseguir un 6,5 o debería estar estudiando otra cosa”.

La variedad de temas fue ecléctica: desde “financiaciones colectivas abiertas”, “cómo construye un catálogo editorial”,¿qué es el arte?”, “el uso de las licencias Creative Commons en el mundo real”, “deporte público municipal vs. Juegos Olímpicos: ¿qué pasa en Madrid?” hasta “punk para no punks”, ¿en qué momento decidiste que lo tuyo era la monogamia? o “la deuda: la madre de todas las batallas”.

Poco importó el calor o que coincidiera con las fiestas del Orgullo Gay en Chueca. Las clases se llenaron hasta el punto de que cuarenta personas hablaban de punk el domingo a medio día y más de ochenta escuchaban atentas una charla sobre urbanismo experimental por la tarde.

El espacio se transformó así en «campus»: “campus como espacio-tiempo que dedicamos en el Campo de Cebada a crear y compartir conocimiento, a hacer del espacio un laboratorio y por qué no, una escuela, una universidad, un colegio, un taller, un campus. Autoformación como una de las formas que multidefinen este espacio ecléctico y cambiante. Todas las personas somos intersecciones y engranajes en el fluir constante del conocimiento. El Campo de Cebada -ahora Campus- es un laboratorio continuo de procesos replicables, de conocimientos heredados y transmisibles.”, como se explica en la página web de El Campo de Cebada.

***

Tiempo después del experimento campus dimos con esta entrada en el blog Fuera de clase del periódico Diagonal, Ese conocimiento que la razón tecnocrática ignora (2): ¿El estallido de comunidades epistémicas experimentales?